Saltar a:

Angeles y arcangeles

Inicio

Cielo: una recompensa a nuestra buena conducta

El cielo es un concepto que va mucho más allá de cualquier filosofía espiritual o religión. Son muchas las personas que creen en el cielo y afirman que el mismo es el destino final para todas aquellas personas que hayan llevado una vida acorde a las sagradas escrituras.

En algunos casos poco comunes, varias personas aseguran haber tenido algún tipo de contacto personal con el cielo, y la finalidad de ello es la de adoctrinar a la mayor parte de los seres humanos, acerca de Dios, el cielo y la vida en el. Ahora bien, la religión define al cielo como la participación de la naturaleza divina para gozar de la compañía de Dios por toda la eternidad; para los religiosos el cielo representa la última meta del deseo de la felicidad absoluta que cada uno de los hombres en la tierra desea concretar; es algo así como la satisfacción de los anhelos más profundos dentro del corazón humano, pero a pesar de esta descripción, la misma suele sonar muy poco atractiva para mucha gente ya que es una descripción demasiado simbólica.

Pero para poder pasarlo en limpio podemos decir que la idea del cielo es como si fueran todos nuestros recuerdos más felices, ocurriendo una y otra vez al mismo tiempo, todos los deseos que queremos cumplir. Decimos esto porque básicamente la idea general acerca de un cielo es que el mismo representa una recompensa que merecemos gracias a nuestro comportamiento intachable durante nuestro paso por la tierra, lo que todo esto significa es que en el cielo no existe el sufrimiento, el dolor ni la muerte.

cielo-paraisoHay quienes creen que el cielo lo creamos nosotros mismos, según la vida que escogemos, de esta manera, si nos comportamos correctamente por el resto de nuestro vida, es probable que no tengamos problemas demasiados graves ni preocupaciones que puedan atormentarnos. Esto tiene que ver específicamente con la idea de que cada uno decide como quiere pasar su vida, por ello debemos tener en cuenta que además de la concepción religiosa que todos conocemos, también existe una terrenal, la cual forjamos nosotros mismos. Por otra parte, y haciendo hincapié en la creencia religiosa, muchas personas tienen la creencia de que cuando asciendan al reino de los cielos, lo harán como Ángeles, pero verdaderamente esto es algo que no se puede afirmar ni desmentir. La religión dice que Dios creo al hombre como hombre y lo ama como tal, y precisamente la recompensa por obedecerlo debemos disfrutarla en cuerpo y alma. Teniendo en cuenta que el cielo es uno de los tantos temas basados en creencias populares, tradiciones e historias, es muy difícil afirmar que cualquiera de las hipótesis creadas por el hombre pueda ser ciertas o en todo caso comprobado.

El cielo y sus jerarquías

cielo-angelSegún las historias religiosas que hablan acerca del cielo, se cree que en el mismo existe una suerte de organización de jerarquías entre los Ángeles que los habitan, de este modo están aquellos Ángeles que tratan directamente con Dios, los que son mensajeros en la tierra y los guardianes de la humanidad. Cada una de las tareas que, se supone, desempeñan con muy importantes ya que se cree que la humanidad entera esta en manos de estos personajes celestiales.

De todos modos es importante aclarar el hecho de que varias en estas jerarquías angelicales en el cielo se dividen entre los Ángeles y los arcángeles, siendo los segundos de un rango mayor que los primero aunque a pesar de esto, se cree que son seres celestiales muy vulnerables ya que al estar en contacto directo con los seres humanos, están mucho más expuestos a caer diferentes tentaciones, es decir que son mucho más susceptibles al pecado. También se cree que los santos cumplen un rol fundamental dentro del cielo aunque no existe ninguna escritura que especifique cual es en realidad; de todos modos la creencia popular religiosa dice que los santos son aquellos que interactúan con las personas que están en condiciones de formar parte del cielo una vez que su vida en la tierra ha terminado.

Por último queremos recordar que la vida del alma es eterna, y en base a esta creencia, se dice que aquellas personas que poseen un alma pura y libre de pecado son merecedores del reino de los cielos, mientras que aquellos seres humanos que hayan faltado a la palabra de Dios, no solo no merecen cruzar las puertas del cielo, que suelen ser enviados al purgatorio o el infierno, según amerite el caso.



(c) www.tarotyvidencias.com | contactarnos