Saltar a:

Fortuna

Inicio

Tipos de suerte

La suerte es uno de los conceptos más populares y difusos ya que tiene un significado muy amplio. Básicamente, cuando nos referimos a la suerte, estamos hablando a la casualidad o del azar, pero específicamente, el término “suerte” hace referencia a todos aquellos sucesos que se consideran fortuitos; la suerte es todo aquellos que sucede o puede suceder ya sea para bien o para mal.

Es importante tener en cuenta que existe una visión racional acerca de lo que significa la suerte, y la misma se incluye las leyes de la probabilidad, que a su vez, ésta está probada en base a relaciones causales confirmadas. También existe una alternativa a la visión racional con la que se analiza la suerte y se relaciona con el control; la suerte sucede más allá del control que pueda tener alguien sobre ella y teniendo en cuenta esto, podemos decir que a esto se le suman acontecimientos que resultan accidentales.

De este último punto de vista se desprenden tres diferentes tipos de suerte: la suerte consecuente que comprende todos aquellos factores que se encuentran fuera del control de las personas ya que resultan ser el resultado caprichoso de los actos cometidos. Un ejemplo muy común para poder entender este tipo de suerte es arrojar una piedra en un acantilado: debido a que golpear a alguien que justo estaba caminando por debajo, es algo que está fuera de nuestro control, entonces es simplemente una cuestión de suerte. Por otro lado tenemos la suerte constitucional, que comprende todos aquellos factores que se encuentran fuera del control de una persona ya porque éstos no pueden cambiarse: la constitución genética o el lugar de nacimiento de alguien es un claro ejemplo de este tipo de suerte.suerte-irlandes

Por último, la suerte circunstancial es aquella cuyos factores no pueden controlarse debido a que son producidos de manera aleatoria: los accidentes o las epidemias son los ejemplos más comunes. Generalmente cuando una persona está pasando por una etapa en donde la buena suerte o la mala suerte lo acompaña, se le dice que esta atravesando una “racha”, pero cuando a una persona le sucede algo bueno inesperadamente, entonces a esto se le llama “golpe de suerte”, pero este término lógicamente se aplica únicamente en aquellos casos en donde lo sucedido modifica en algún sentido, la vida de la persona. Si los golpes de suerte existen o no, dependerá de lo que crea cada uno, pero lo cierto es que todos atravesamos alguna situación en la cual la buena suerte nos sonría aunque sea por un momento. Para que entienda lo que queremos expresar, podemos decir que un golpe de suerte seria sacarse el primer premio de la lotería, o, llevándolo a un extremo más serio, salvarse de algún grave accidente. De todas formas es importante tener en cuenta que los golpes de buena suerte obedecen al azar, representan un cambio imprevisto en cuanto al sistema de relaciones y los mismos no pueden ser anticipados, con la excepción de que se consulte algún oráculo. De hecho mucha gente busca en los métodos de adivinación, la esperanza de que en algún momento de su vida, la buena suerte los acompañe, aunque se trae de un simple golpe de suerte.

La suerte y el destino

suerte-destinoNo podemos dejar de lado el hecho de que la suerte contradice al destino, y precisamente por esta razón es que muchas personas descreen de su existencia. Según la creencia popular, todos tenemos un destino al cual seguir, y esta teoría se divide en dos: muchos hablan del destino como si fuera una historia de nuestra vida desde el día en que nacemos hasta el día en que morimos, y nosotros como tal debemos interprétala en este mundo. Al ser algo que ya está escrito, no hay ningún tipo de acontecimiento que pueda ser cambiado.

Y en el caso de que averigüemos lo que el destino nos tiene preparados y sea malo, si intentamos cambiarlo, se supone que las consecuencias son verdaderamente graves. Por otro lado hay quienes dicen que cada persona puede hacer su propio destino, mediante la elección del camino por el cual se transitará la vida. Teniendo en cuenta el primer punto de vista acerca del destino, podemos entender que el concepto de suerte no cabe allí; esto se debe a que como hemos explicado, la suerte significa algo que surge por casualidad, algo inesperado e imprevisible, pero si el destino ya está escrito, entonces todo los que pase, lo bueno y lo malo, pasará no por casualidad sino porque debe suceder de esa manera (de aquí nace la frase “no existen las casualidades, sino las causalidades”).

Pero en el segundo punto de vista podemos decir que debido a que el destino es algo que construimos nosotros mismos, la buena suerte o la mala suerte pueden acompañarnos según los acontecimientos por los que pasemos. De todas maneras, aquellas personas que creen en el destino, no aceptan el concepto de la suerte.



(c) www.tarotyvidencias.com | contactarnos